Wednesday, April 17, 2019

Live Sketching

Hace unas semanas tuve la inquietud de hacerlo. Revisar si facebook tenía la infraestructura de software para hacer una transmisión en vivo de mi pantalla. Hacer un screen cast pues. Si eso era posible pensé en que sería padre ponerme a dibujar en vivo usando mi viejo Photoshop en combinación de mi tablet Bambu de wacom.

Resultó que sí, eso era posible e hice una prueba. Me puse a dibujar y tuve algunos espectadores, no más de 5 y mientras trazaba yo iba tratando de platicar algo a los espectadores. No sé si sería de interés o solo estaba hablándole al aire. Lo importante es que me gustó hacerlo y entonces hice unas transmisiones más. producto de estas salieron los siguientes bocetos:





La idea realmente es ver si puedo hacer bocetos llamativos en poco tiempo, digamos 15 minutos, Cosa que en papel puedo hacer con relativa facilidad si estoy en "la zona". Pero del papel a la tableta hay una importante diferencia. Las transmisiones se han alargado mucho y esa no es mi intención. Seguiré practicando y, espero, seguiré transmitiendo.


Thursday, January 10, 2019

El fabuloso arte de coleccionar tarjetas parte 2: DC y Pepsi Cards



En la primera mitad de los años 90, luego de la publicación de la Muerte de Superman, el boom del cómic fue más que evidente. La cantidad de publicaciones se incrementaron y los súper héroes estaban cada vez más presentes. Aunque no tanto como ahora, sin embargo era el inicio de lo que vendría años después.

Junto con esta explosión de cómics vino una oleada de tarjetas que eran importadas de los Estados Unidos y eran la versión evolucionada (al menos para mí) de coleccionar estampas.
En alguna entrada anterior escribí particularmente sobre la serie Marvel Universe III y algunas tarjetas perdidas de otras series por ahí. En esta ocasión me enfocaré en las tarjetas que tengo con personajes de DC Comics.

Cuando estaba pasando ese momento de vida, en que me iniciaba con la lectura de cómic de súper héroes no conocía a muchos personajes en general más allá de los más populares que aparecían en la televisión. Cuando coleccioné la serie Marvel III medí cuenta que conocía a mas personajes de Marvel que de DC. Probablemente eso se mantenga hasta la fecha. Por alguna razón está en mi sentir que los personajes de Marvel han sido más aprovechados en los medios masivos a pesar de tener menos tiempo de existencia que los de DC.

Los personajes de DC que conocía eran básicamente los miembros de los Súper Amigos que eran: Superman, Batman, la Mujer Maravilla, Flash, Linterna Verde, Cyborg, Firestorm y el Jefe Apache. Más allá todo era nuevo para mi. De todos esos personajes nuevos para mí muchos de ellos eran incluso poco llamativos. Esa es la razón por la que seguramente no avancé con esas tarjetas nunca y solo compré algunos sobres de ellas. Nunca estuve ni cerca de completar ninguna serie de DC (shame on me).



Las primeras tarjetas DC que compré alguna vez fueron una serie de SkyBox equivalentes a las Marvel Universe. Básicamente el esquema de la tarjeta es igual: Una ilustración del personaje al frente, datos básicos al reverso como el nombre real, altura, peso, color de ojos y cabello, revista de su primera aparición y alguna especificación de sus poderes. Una sinópsis del origen y una pregunta de trivia.



El frente de las tarjetas tiene un borde de color gris que me hizo sentir 'meh', esa es otra de las razones por las que no seguí comprándolas. Tengo unas pocas solamente. No son más de 10 las que me quedan aunque recuerdo haber tenido algunas linduras como un Superman de la edad de oro y la portada de la primera aparición de Hal Jordan como Linterna Verde. No recuerdo que fue de ellas. Sin embargo tengo a Flash, Darkseid y Nightwing.


Otra serie de DC de las que tengo un poco más es una serie sobre el regreso de Superman. Esta serie es básicamente una recopilación de arte de portadas, interiores y arte promocional de la saga con una breve descripción detrás. Tengo varias con arte Jon Bogdanove y Dennis Janke, Dan Jurgens y Brett Breeding, Jackson Guice y Dennis Rodier, Tom Grummet y Doug Hazleewood.



Luego está otra serie de las que pude adquirir un poco más: Batman The Animated Series, publicada por Topps y basada en la serie de animación de Bruce Timm y Paul Dini. Una colección muy bella en el diseño de las tarjetas. En esta serie hay una mezcla de imágenes de personajes y vehículos con un diseño diferente en el fondo y, por otro lado, escenas tomadas directamente de la animación. En el reverso de las tarjetas hay una descripción del personaje, vehículo o escena correspondiente




Mi favorita sin duda es la del Batimovil que presenta este increíble diseño de lineas rectas y que evoca al vehículo presentado en las películas de Tim Burton con un twist más Art Decó propio de la serie animada.


Hubo más series de tarjetas sobre esta serie animada,sin embargo no recuerdo haber visto sobres por estos lugares. La serie consta de 100 tarjetas y probablemente no tenga más de 30.



Finalmente, existe en mi colección la segunda serie de Pepsi Cards de México, que fue dedicada a DC Comics (la primera serie fue de Marvel). Esta serie salió en 1995 o 96 y, al igual que la serie anterior, esta era una serie que era una reedición de la serie SkyBox DC Master Series de 1994.



De estas sí logre tener más tarjetas. La colección consta de 100 tarjetas, 12 tarjetas metalizadas y 5 hologramas. Probablemente tenga unas 60 tarjetas, un par de metalizadas y el holograma de Superman.


Cuando dejé de coleccionar tarjetas en 1996 yo ya estaba muy metido en los cómics, que son la fuente original de esta afición. Por otro lado, estas tarjetas fueron una moda que tal vez duró unos tres o cuatro años. Eventualmente se fue desvaneciendo aunque había lugares en donde se podían encontrar series de tarjetas como en el viejo Comicastle Trico. 

Aun se venden series de tarjetas aunque ahora son más orientadas a juegos de rol o de poderes. Nunca me sentí atraído a este estilo de tarjetas. 

No hace mucho que Panini lanzó una colección de Marvel que tampoco logré completar, aunque tengo la esperanza de lograrlo mediante su portal de Internet. Mas adelante escribiré sobre esa serie de Panini.

Friday, June 01, 2018

Archangel

Hace años, cuando ya llevaba unos meses en lo de los comics, me metí a leer X-Men gracias a Rubén. Ya he escrito algo al respecto aquí.

Lo que más recuerdo en esa experiencia fue lo metido que estaba mi amigo con el personaje de Archangel. Era su favorito. Mi favorito en esos años era Cyclops, sin embargo, alguna vez le vi un ejemplar de X-Men Adventures #12 que presentaba a Archangel en la portada y causó una gran impresión en mi.


Eventualmente conseguiría mi propia copia de este ejemplar y luego saldría una en español en la serie traducida para México.

A los pocos meses, ya en 1995 yo haría una reproducción de la portada usando bolígrafo Bic y prismacolor escolar que a la fecha conservo.


Este es uno de esos dibujos de aquella época que aun conservo. Seguro un día me haré un eBook con todo el material que tengo de mis garabatos escolares.

Y es una buena forma de retomar la tradición de poner mis dibujos en este blog.

Friday, December 29, 2017

Star Wars Tales

Los fanáticos somos bestias insaciables que siempre queremos más de eso que amamos y nos apasiona. Los fans de los cómics y la ciencia ficción somos parte de ello. Las compañías que crean esos preciados contenidos lo saben y están siempre dispuestos a sacar provecho de ello. Seguro esa fue una de las cosas que el gran George Lucas anticipó y por ello procuró quedarse con los derechos de merchandising de su creación en muchas y distintas facetas. Los cómics fue una de ellas. 

En un principio se acercó a Marvel Comics para que ellos adaptaran las aventuras de Luke, Leia, Han y compañía a las viñetas. Por muchos años la casa de las ideas se encargó de extender y crear las aventuras espaciales para saciar el apetito de los fans. Hasta que el trato terminó porque la trilogía ya había terminado y no había indicios de que pudieran hacerse más películas. Así que por el momento Star Wars había dejado de ser relevante y la licencia de los cómics pasó a Dark Horse comics que por alrededor de 20 años publicó nuevas aventuras en este universo.



 En Dark Horse grandes creadores independientes y consagrados fueron turnándose para seguir expandiendo las aventuras de los rebeldes y los imperiales, los Jedi y los Sith, los droides y los gangsters y un largo etcétera.

Una de esas publicaciones fue Star Wars Tales. Una antología de narraciones cortas en las que grandes creadores podían experimentar un rato en este universo y había libertad para alocarse y crear situaciones que se salían de la convención de esa galaxia muy muy lejana. Esto resultaba muy conveniente para lograr traer a creadores que trabajaban en las grandes editoriales y que tuvieran ganas de jugar un poco en esta lejana galaxia.



Recuerdo vagamente la primera vez que vi una de estas publicaciones en el extinto Comicastle de Trico. Estaba en ese intervalo de tiempo entre que salió el Episodio I y esperaba por el Episodio II. Estaba en una racha de comprar cómics de SW y encontré este titulo que tenía 64 páginas, varias historias cortas y estilos inusuales. Inmediatamente me suscribí al título para asegurar que cada bimestre tuviera mi ejemplar.

Hay varias historias que recuerdo especialmente, entre ellas una de Boba Fett donde podemos ver un lado más humano de su ruda personalidad. Una historia que muestra el difícil proceso que hay que atravesar para convertirse en un Stormtrooper imperial. Una historia ubicada en los tiempos del regreso del Jedi trazada por uno de los artistas más importantes del manga japonés: Kia Asamia
El espectacular enfrentamiento entre Darth Vader y Darth Maul escrito por Ron Marz muchos años antes de que fuera revivido en la serie de Clone Wars. La parodia de una de las escenas de Pulp Fiction donde Mace Windu y Yoda reviven ese legendario desayuno que es interrumpido por un par de ladrones.



La mayoría de estas historias no fueron consideradas canon dentro de la línea temporal del universo expandido aunque muchas veces tomaban elementos de historias ya publicadas.
Entre esas historias también recuerdo una sobre un cuarteto rebelde que se enfrenta a Darth Vader escrita a la manera de un cómic de los 4 fantásticos y trazados en un estilo de Jack Kirby. Hecho a propósito en un estilo retro incluídas las páginas amarillas como si estuvieran avejentadas.
Fueron 24 números de los cuales solo compré algunos, probablemente unos 5 o 6. Felizmente, en estos tiempos modernos, me he hecho de toda la colección en formato digital.


Star Wars Tales es una de esas joyas que aun no se han publicado en México y esperemos que Panini nos haga los honores en un futuro próximo. Mientras tanto pueden adquirirlos en formato digital en Comixlology.

Thursday, December 28, 2017

La muerte de Superman


Este pasado mes de noviembre se cumplieron 25 años de la publicación de Superman Vol.2 No. 75 que presenta en  sus páginas la Muerte de Superman. Este número es la conclusión del primer acto de un arco mucho más grande y que inicia con la aparición de un misterioso ser que es una verdadera fuerza de la naturaleza. Imparable e indestructible. Surge de las entrañas de la tierra misma donde ha permanecido cautivo por un periodo indefinido de tiempo.

Al quedar libre al fin, inicia su camino de destrucción: carreteras, edificios, animales, seres humanos. Todo lo que pasa frente a él es destruido sin mediar una sola palabra.



Inmediatamente, la liga de la justicia está en el caso. Una liga que, para muchos de nosotros, que éramos neófitos de los cómics y que solo compramos la edición por curiosidad, no conocíamos: Boster Gold, Escarabajo Azul, Fuego, Hielo, Guy Gradner y Bloodwynd tratan de detenerlo sin éxito. Reciben la paliza de su vida a manos del monstruo, que dicho sea de paso, aun tenía una de sus manos atadas.

Luego se integra a la pelea Superman y descubre que el monstruo, ahora llamado Doomsday por Booster Gold, no es un villano común. 



La lucha se extiende por el territorio estadounidense con dirección a Metrópolis. La liga queda fuera de combate en casi su totalidad con excepción de Máxima, princesa de Almerac y feroz combatiente pero también queda fuera de la pelea en poco tiempo. 

Solo el hombre de acero es capaz de resistir los embates del monstruo y la lucha continúa hasta llegar a la ciudad de Metrópolis a donde Doomsday se siente misteriosamente atraído. Sabemos que el monstruo es completamente irracional, incapaz de articular palabras, sin embargo su ruta es muy clara. Probablemente percibe que Superman es el ser más poderoso y que es ahí a donde debe ir para destruirlo. Un misterio que queda pendiente para un par de años más tarde.



La pelea es brutal. Superman lleva ya su traje hecho jirones y parece que la bestia no se detendrá. La ciudad esta en medio de una ola de destrucción que va más allá de lo cotidiano (considerando que ahí es donde vive nuestro héroe). Luego de una sentida despedida a Lois Lane, Clark va con todo a detener a la bestia. Los golpes hacen retumbar a la ciudad causando más destrucción. 

Finalmente ambos peleadores dan todo de sí en un golpe final que termina finalmente la lucha y las vidas de ambos. Así nada más. 



Hubo mucha controversia alrededor de esta historia como siempre que hay un cambio radical en la narrativa de estos personajes queridos en todo el mundo. La cobertura mediática fue algo que nunca había visto: Notas en las noticias, los periódicos de circulación nacional, una campaña de televisión para la publicación en México meses después. Fue todo un gran alboroto.

Para mi fue el inicio de una afición que se volvería una pasión hasta la actualidad. 

Antes de ese momento ya había tenido cómics y los disfrutaba mucho: Archi, Karmatron, el Hijo del Santo y otros títulos que leí pero que eventualmente terminaban quemándose en el calentador de leña que teníamos en casa. 

La muerte de Superman fue el primer ejemplar de mi nueva afición de coleccionar (más bien acumular) comics. Leerlos, guardarlos y leerlos de nuevo una y otra vez. Primero fueron las ediciones especiales de Superman que seguían con la historia luego de la muerte del héroe, luego fueron las ediciones regulares que contaban la historia que venía mucho antes (tenían un rezago de 3 o 4 años) y luego otros títulos como Batman, el Hombre Araña, X-Men y, con el paso de los años, un lárgo etcétera.

La publicación de esta historia fue también el detonante principal de lo que sería llamado entonces el Boom del cómic en los años 90. Hubo una explosión de títulos y editoriales que desafiaron la hegemonía de las dos grandes y por primera vez en muchos años, al menos en México, la demanda obligó a las editoriales a incrementar las licencias que se publicaban aquí. Felizmente quienes nos iniciamos en los cómics de superhéroes fuimos muy felices de que así fuera.



El pasado mes de noviembre estuvieron en la Mole Comic Con de la ciudad de México, Dan Jurgens, Jon Bogdanove, Mike Carlin, Tom Grummet, Bret Breeding y Doug Hazlewood, todos parte del equipo creativo que hizo la saga de la Muerte y regreso de Superman en una celebración especial por los 25 años de la publicación. Hubo panel de preguntas y respuestas así como firma de autógrafos. Publicaciones especiales conmemorativas, entre ellas un artbook con arte inédito de otros artistas tanto nacionales como extranjeros. DC México lanzó una edición especial en pasta dura del TPB y una edición especial de Superman The Man of Steel no. 18 que es el inicio de la historia y de Superman Vol. 2 no. 75 que es el final de la misma. Todo un momentazo para los coleccionistas y nostálgicos.


Sunday, May 28, 2017

El fabuloso arte de coleccionar tarjetas parte 1: Marvel Universe III


Coleccionar cosas es una actividad inherente a los seres humanos. Coleccionamos de todo, desde las cosas más simples hasta las más extravagantes. Yo siempre he coleccionado comics. Primero en papel y luego digitales. Sin pretender obtener alguna ganancia económica. Sólo para disfrutarlas una y otra vez.

Hoy quiero platicar de otra faceta de mi alma colectora: coleccionar tarjetas.
Como antecedente está la natural colección de estampas o cromos. Estas imágenes impresas en papelitos de couche (que más recientemente son autoadheribles) con figuras impresas de personajes de caricaturas del momento. Había de todos los personajes que pasaban por el canal 5: Mazinger Z y los Thundercats, por mencionar un par. Las estampas se pegaban en un álbum con pegamento ordinario. Si se tenía un lápiz adhesivo quedaba muy bonito el álbum, pero si se usaba pegamento blanco líquido el álbum quedaba hecho un chicharrón.

Al pasar a la secundaria ya había dejado el hábito de las estampas y los álbumes, especialmente porque nunca terminé ninguna de las colecciones que inicié. Resultaba muy triste ver esas páginas incompletas.

Un día en mi clase de taller de computación dos de mis compañeros: Alain y Gustavo, estaban intercambiándose unas estampas que nunca había visto. Solo que no eran estampas sino tarjetas. Al frente venía una ilustración de un personaje de comics, y al reverso tenía un diseño con texto en inglés, que resultó ser información sobre el personaje que estaba al frente. Tenían además una carpeta con micas de plástico en donde iban colocando sus tarjetas. Eso resultó novedoso para mi. No había que llenar hojas con números predefinidos. Ni siquiera debías ponerlas en orden. Quedé enganchado. La cosa era averiguar donde comprar estas tarjetas y hacerme de todas las que pudiera.


Estás tarjetas no eran hechas en México, así que la primera suposición era que resultaría un pasatiempo caro. Para mi sorpresa no lo fue. En el mercado de Martínez de la Torre, en un puesto que vende dulces (y que sigue ahí) hacia la calle de Zarco fue donde las encontré. Vendían de varias temáticas: basquetbol, rockeros, béisbol, cómics entre otras cosas. La colección que elegí fue la de Marvel Universe III 1992. Fueron esas las tarjetas que me cautivaron y me iniciaron no sólo en la colección de tarjetas, también me llevaron a coleccionar cómics.

Antes de eso, yo no compraba cómics de manera regular. Algunos Archis de vez en cuando tal vez. Leí Karmatron unos treinta números y algunas otras cosas no relacionadas con los tradicionales súper héroes. Coincidió la aparición de estas tarjetas con la publicación de La muerte de Superman en México para que se encendiera esa chispa en mi.


Recuerdo que cada sobre de las Marvel Universe III costaba 5 pesos (que probablemente sería como 20 pesos de ahora tal vez) y contenía 12 tarjetas. Esa era una buena cantidad de tarjetas. La colección tenía 200 y 5 hologramas, que eran las tarjetas más difíciles.

La colección tenía una gran cantidad de ilustraciones divididas en categorías que eran: superhéroes, team ups (colaboraciones entre héroes), villanos, novatos, equipos, orígenes , seres cósmicos, historias relevantes y guerras. Cada tarjeta tenía al frente una ilustración del personaje o situación y al reverso venía una sinópsis de lo que había al frente. En el caso de los personajes venía información como los nombres reales, el grupo de filiación (si aplicaba) y la edición de la primera aparición. Tambien una cita del personaje y la edición de donde fue tomada.



Una muy buena organización para iniciar a un nuevo fan como lo era yo en el mundo marvel.
Las ilustraciones estaban a cargo de los artistas que estaban dentro de la editorial. Se puede observar una gran cantidad de estilos en toda la colección. Más tarde supe que esos dibujos son hechos en papel más chico que el que normalmente usan para las páginas de los comics. Qué tan chico, en realidad no lo sé. Pero es atractivo porque también se nota el talento y la capacidad de estos dibujantes para lograr encuadrar un personaje, equipo o escena en un cuadro pequeño. Algo que yo rara vez he logrado hacer.

Una de las cosas que vienen con coleccionar tarjetas o estampas es nunca saber qué te va a tocar (como diría la mamá de Forrest Gump) y entre esos sobres está escrito que eventualmente te irán saliendo tarjetas repetidas, y entre más tarjetas tengas, más repetidas saldrán. Hay que vivir con eso, pero eso ayuda a otra parte que también es divertida, intercambiar esas tarjetas repetidas con los amigos y hacer negociaciones para obtener esas que no nos han salido por más sobres que compremos.


También hay las tarjetas difíciles. Que seguramente vienen en un tiraje limitado (lo que significa que no todas las colecciones se lograrán completar). En esta colección, de acuerdo a mi experiencia, la tarjeta difícil fue la de Wolverine. Nunca supe de alguien que la tuviera y yo tampoco la tuve. Jamás. También estaban los 5 hologramas. Yo tuve la suerte de que me salieran 2, pero fue el mismo holograma: Venom. Ese holograma lo intercambié con mi amigo Gustavo Benjamín por 10 tarjetas que no tenía. Me pareció un buen trato.


No recuerdo cuánto tiempo estuve coleccionando esa serie. Probablemente hasta que dejó de salir. Al final me faltaron varias tarjetas que puede hallar años después en un puesto en el tianguis de la Ciudadela. Me vendían cada tarjeta en un peso. Prácticamente pude obtener todo lo que me faltaba con excepción de tres tarjetas y cuatro hologramas que fueron:

37. Wolverine
77. Wolverine / Cable
164. Origin of Wolverine

H1. Hulk
H2. Thing
H3. Wolverine
H5. Ghost Rider

Esto confirma que Wolverine era el personaje de moda entonces y ahora. Si alguien quisiera hacerme muy feliz bien podría conseguir estas tarjetas y hacérmelas llegar algún día. Nunca se sabe.



De Marvel Universe hubo un par de series más, o al menos esas fueron las que llegaron a México. Pero ya no me enganché con ellas. Tenían nuevos dibujantes ,muchos de los que ya conocía. Compré algunos sobres y tengo varias tarjetas de esas, pero ya estaba yo mucho más enganchado con los cómics. Y si algo es cierto, en este mundo de los geeks, es que no hay dinero que alcance para comprar todas las cosas que quisiéramos coleccionar.

Mi amigo Arturo se enganchó un poco después que yo en las tarjetas y el logró completar (o al menos eso creo) la serie Marvel Universe V de 1994 y la serie Marvel Masterpieces. La Marvel V se parecía un poco a la Marvel III pero ya había muchos avances en cuanto al diseño de las tarjetas. La Masterpieces tenía otro estilo de ilustración que estaba más separado de los cómics tradicionales y más cercano a las artes plásticas. Arturo tenía tantas tarjetas repetidas que yo me vi beneficiado pues me regaló muchísimas de estas tarjetas. La mayoría de Spider-man y de los X-Men.


Mi amigo y yo siempre recordamos un incidente curioso: Un día compré un sobre de la Marvel V, de hecho fue el único sobre que compré en la vida de esa serie. Tuve la suerte de que me aparecieran tres tarjetas especiales: un holograma lenticular de Spider-man (Arturo nunca tuvo un holograma de esa colección) una tarjeta de acetato con fondo transparente que le doné y una llamada Power blast de Gambit que era una tarjeta metalizada. Así es la fortuna: él que compró sobres y sobres y más sobres nunca tuvo un holograma y yo, con un solo sobre en la vida y me salieron tres tarjetas especiales. Nunca más compre más sobres de Marvel V.

Hubo otras series de Marvel y de DC, pero ya me he alargado mucho en esta ocasión. Asi que para la siguiente les platico un poco más.

Saturday, March 18, 2017

Hasta siempre Chuck Berry



Mi primer acercamiento a la música de Chuck Berry vino a través de The Beatles, cuya frescura musical vigente por siempre me cautivó el oído en plena pubertad. Roll Over Beethoven y Rock & Roll Music en las voces de George y John respectivamente sonaban poderosas y llenas de vida.

Luego, cuando pasaban Tiempo de Filmoteca de la UNAM en el canal nueve, proyectaron la película Hail Hail Rock & Roll, que celebraba los 60 años de vida de Chuck con un gran concierto que reunía a grandes personalidades encabezadas por Keith Richards, Eric Clapton, Etta James, Robert Cray y Linda Ronstadt. La cinta nos muestra al mismo Chuck hablando de sus orígenes en la ciudad de San Luis y de cómo se convierte en músico y eventualmente en el líder del trío en cual tocaba. Una personalidad avasalladora. Keith Richard batalla con esa personalidad al tratar de dirigir a una banda digna para la ocasión. A Chuck no le gustaba que le dijeran qué hacer.

Para mí fue una gran experiencia haber visto eso a los 13 años (tal vez 14) y recuerdo haberla visto muchísimas veces y haberla compartido con mis amigos también músicos.

Al no haber publicado material nuevo en casi 40 años, era difícil seguirle la pista, incluso en los tiempos del internet. Sin embargo sabía que seguía activo tocando conciertos en los Estados Unidos. Hace unos meses fue anunciada la publicación de un disco con material nuevo en el marco de su cumpleaños 90.

Hoy nos enteramos que el gran Chuck se ha ido y no tenemos más que agradecerle por el gran legado que ha dejado, por la gran inspiración que dejó en una gran cantidad de personas, entre ellos músicos inmortales que se le adelantaron en el camino. Sin Chuck no habría Beatles ni Stones ni Yardbirds ni Zeppelin ni Bowie ni Hendrix ni Springsteen ni U2 ni Smiths ni Blur ni Oasis y así hasta nuestros días. Tal vez habrá quienes disientan pero todos saben que así es.

Hasta siempre Chuck Berry.

Hail Hail Rock & Roll!!






Esta es la otra gran referencia a Chuck en mi vida y en la vida de todos quienes estuvimos vivos en la década de los 80. Marty McFly tocando por primera vez en la historia (aun antes de ser compuesta) Johnny B. Goode.